Saltar al contenido

¿Qué es un orzuelo?

Un orzuelo es un tipo de protuberancia que produce dolor, y que normalmente deriva de una infección de las glándulas situadas en la zona de los párpados (que reciben el nombre de glándulas de Meibomio). Lo más normal es que tan sólo afecte a un ojo, aunque tiene una gran capacidad para desarrollarse muy rápido.

Lo identificaremos como un marcado “bulto” en el párpado, diferenciándose de otros trastornos similares al tener una pequeña mancha amarilla en la zona central. Puede producir síntomas variados, como de lagrimeo excesivo, dolor y/o hinchazón en el párpado, aparición de legañas en la zona de alrededor de los párpados, etc.

Si te tienes que enfrentar a este problema, nosotros te vamos a dar algunas alternativas para que sepas cómo curar orzuelo.

Formas de curar un orzuelo

Lo más normal es que el problema se solucione con algunos remedios naturales. La gran mayoría de los orzuelos mejorarán por si mismos, en tan sólo una semana, sin causar problemas más graves. No obstante, puede darse el caso de que deriven en un chalazión (quiste de mayor tamaño que tarda más tiempo en desvanecerse) o, incluso, en una infección generalizada.

Si esto ocurre, no quedará otra que acudir al oftalmólogo; puede que necesitemos seguir un tratamiento antibiótico, incluso hasta someternos a una pequeña operación.

La higiene es lo más importante

Si detectamos un orzuelo tendremos que reforzar la higiene de la zona. Podemos utilizar un champú para bebés (si, de esos que no irritan los ojos). Eso sí, asegúrate de diluirlo antes en agua y de aplicarlo sobre una bola de algodón, una toallita desmaquillante y aplicar directamente en la zona de los párpados. Termina enjuagando con agua tibia.

Un error muy común es secar la zona de forma incorrecta: lo interesante será dar pequeñas palmaditas para no agravar más la situación.

Antes y después de tocar el orzuelo lávate las manos a conciencia.

No te recomendamos utilizar maquillaje en los ojos mientras dura el problema; aunque es cierto que lo podemos disimular, también está comprobando que retrasa el proceso de curación. Ten mucho cuidado con los aplicadores que han tenido contacto con el orzuelo, ya que podrían estar contaminados.

Compresas húmedas y tibias

Los expertos recomiendan usar compresas para curar orzuelo. La idea es aplicar compresas tibias durante un tiempo de entre 10-15 minutos, con una frecuencia aproximada de entre 3-4 veces al día.

En lugar de agua podemos utilizar tés especiales para curar orzuelo. Si te decides por esta opción, asegúrate de que el té no esté demasiado caliente. Exprime el paño, evitando que gotee, y colócalo teniendo los ojos cerrados.

Tanto como si aplicas agua, como si aplicas té, el objetivo de este sistema es conseguir que se calienten los fluidos que han quedado atrapados en el orzuelo, para que poco a poco se drenen.

Pero ten mucho cuidado de no apretar el orzuelo, ya que esto podría causar un trauma en los párpados.

¿Cómo aliviar las molestias del orzuelo?

En la farmacia podemos comprar analgésicos sin receta, como el ibuprofeno o acetaminofén. Sin embargo, ten en cuenta que usar estos medicamentos no agilizará el proceso de curación, pero sí que resultarán muy prácticos para aliviar el dolor.

Si nos hemos sometido a una operación quirúrgica, el cirujano nos recomendará una serie de medicamentos a consumir con una cierta regularidad.

Prevención de un orzuelo

Para evitar llegar al extremo de curar orzuelo, la prevención es muy importante. Con una correcta higiene de los párpados se minimizará al máximo la posibilidad de padecerlo.

La limpieza es mucho más importante si llevamos maquillaje.

Estas son algunas de las mejores maneras de curar un orzuelo, aunque el tiempo será nuestro principal aliado en este tema.